Empresa

Abril de 1967, Málaga. En un lugar aún bien lejos del resto de la civilizada Europa, un grupo de irreductibles íberos capitaneados por un joven ingeniero madrileño llamado Antonio Cintora y pertrechados de un arcano conocimiento transformado en nueva tecnología fumígena sembraban una semilla de resistencia frente a los molinos de viento/multinacionales presentes y futuras, abanderando el que sería el primer bote de humo para control de insectos registrado en España y en el mundo, llamado hasta el día de hoy FUMIGOL Humo Insecticida. El invento había sido patentado por primera vez a nivel mundial unos años antes y fue la base de desarrollo de una incipiente empresa llamada, cómo no, Fumi-Hogar.

El resto son 50 años de historia. Una historia de crecimiento siempre ligada a los botes y pastillas de humo, que fueron nuestra bandera desde el primer día hasta ahora que importamos a más de 40 países de los 5 continentes. Una historia de superación ya que la temprana desaparición del fundador en 1992 hizo tambalear nuestros cimientos sólo para hacernos más sólidos y renacer como empresa exportadora.

Una historia de innovación, porque desde aquel primer bote insecticida de uso doméstico basado en Carbaryl al 25%, Lindano al 10 % y DDT al 10 %, hasta la actual gama de fumígenos que incluyen insecticidas, bactericidas, fungicidas y viricidas y mejorantes ambientales para Uso Público, Higiene Alimentaria, Salud Animal y Agricultura, basados en todo tipo de moléculas, químicas y naturales, todos los adelantos y novedades han salido del laboratorio que Fumi-Hogar aún mantiene, hoy más que nunca, en sus mismas instalaciones de siempre en Málaga.

Una historia de profesionalidad para poder ofrecer las soluciones más ajustadas a los aplicadores en cada ámbito a tratar. Y sobre todo una historia de reconocimiento, ya que si hemos llegado hasta esta edad madura  es porque nuestros clientes valoran nuestros servicios y productos y, especialmente, porque nosotros valoramos a nuestros clientes. Algunos, ya muy pocos, llevan con nosotros desde casi el comienzo, mientras que otros acaban de llegar. Desde el primer bote de FumiGol  fabricado en 1967 hasta hoy día, más de 10 millones de botes nos contemplan. Al igual que nos contemplan y aprecian nuestros clientes. A los más antiguos y a los más recientes os queremos agradecer haber llegado a cumplir 50 largos años. Esperamos poder seguir sirviéndoos en el mejor manejo del control de plagas, por lo menos otros tantos años más.

 

Política de calidad y medio ambiente